Especialistas en la belleza y la salud

Cremas reductoras de abdomen – Sculpt® ofrece una línea de cremas reductoras para abdomen, glúteo y caderas que te ayudarán a mejorar el aspecto de tu piel marcando mucho más tu abdomen y eliminando la celulitis localizada. Quemagrasas para perder peso, diuréticos naturales para eliminar el agua retenida bajo la piel, autobronceador natural para proteger tu piel, activar la melanina y potenciar el bronceado. Apuesta por los productos naturales, apuesta por Sculpt®. Potenciamos la belleza, cuidamos tu salud.

Brotes verdes y germinados, alimentos muy nutritivos

Brotes verdes y germinados

Los brotes verdes y germinados son un tesoro para el organismo. Inclúyelas en tu alimentación diaria, es una buena manera de consumir vegetales frescos, son altamente antioxidantes y revitalizantes.

 

¿Qué ocurre durante la germinación para que se concentre tanta energía en ellas?

Las semillas duplican su volumen al ponerse en remojo, la cáscara se ablanda y se abre, y las enzimas se activan gracias al agua y al oxígeno. Pasados unos días conservados en un ambiente húmedo y cálido, los brotes se alzan hacia la luz en un proceso metabólico, transformando y aumentado los nutrientes que atesoran los granos en su interior.

La germinación puede considerarse como una técnica de procesado de bajo coste, muy útil para incrementar el valor nutritivo de las semillas, ya que consigue aumentar la digestibilidad de la proteína y de los hidratos de carbono, y el contenido en algunas vitaminas (riboflavina, niacina, ácido ascórbico, etc…), además de reducirse o incluso eliminarse factores no-nutritivos.

Son ideales para mujeres que acaban de tener un bebé, deportistas, personas con problemas digestivos, cáncer, etc, y cualquier persona que desee estar saludable.

 

 

Diferencia entre brotes verdes y germinados

Los germinados son las semillas recién germinadas, con una semana de vida aproximadamente, y se cultivan únicamente con agua. De hecho, las semillas nunca se llegan a plantar, sino que se utilizan bolsas de germinación, germinadores de rejillas o botes de cristal, entre otros recursos.

Los brotes son las semillas germinadas, con unas dos semanas de vida aproximadamente, esto va a depender de la variedad. Se cultivan sobre suelo o sustrato inerte: fibra de coco, algodón, etc y para comerlos hay que cortarlos.

 

 

Beneficios para la salud de los germinados

Los beneficios son bastante notables. Su consumo habitual regenera la flora intestinal y mejora la digestión. Son remineralizantes, desintoxicantes y reconstituyentes, estimulan el metabolismo y los jugos pancreáticos, fortalecen las defensas y apenas aportan calorías.

Son también “depuradoras del organismo” potencian la producción de leche materna y regulan el sistema endocrino. Incrementan el tono muscular, disminuyen el meteorismo y tienen probados efectos rejuvenecedores.

 

 

Uso en la cocina de los germinados

No siempre son fáciles de hallar en el mercado, los de judía mungo, la llamada soja verde y los de alfalfa son los más comunes. Podemos germinar gran variedad de semillas que enriquezcan nuestros menús.

 

  • Semillas: fenogreco, rábano, remolacha, cebolla, puerro, girasol, calabaza, mostaza, sésamo, berro, alfalfa.. En estos casos el remojo debe ser suave para que no se enmohezcan y se pudran. No se deben germinar semillas de solanáceas (la patata o el tomate), pueden resultar nocivas.
  • Cereales: trigo, avena, trigo serraceno, cebada, mijo y arroz. Menos la avena, el resto necesitan algo más de remojo.
  • Legumbres: lentejas, judías mungo, soja, garbanzos, alubias.. Son mucho más duras, por lo que el remojo ha de ser mucho más largo. Es conveniente escaldarlas ligeramente tras la germinación. Germinadas son más fáciles de digerir que secas.

 

Ideal para combinar con ensaladas, en bocadillos, tortillas, cereales, verduras, etc..

Evitar cocerlas por tiempo prolongado, así no perderán sus cualidades.

La mejor forma de aprovechar el valor nutritivo de las legumbres es comerlas germinadas crudas.

El germinado de berro, rábano, mostaza, cebolla o fenogreco, son ideales para usar como especias, dan un toque delicioso y algo picante.

 

Sugerimos mezclar germinados de alfalfa con germinados de col y lenteja. Puedes compensar el sabor picante de los germinados de rábano, cebolla o mostaza con germinados de legumbres o cereales. La zanahoria germinada combina muy bien con la alfalfa, la col o la judía mungo.

 

Alfalfa y Fenogreco

Alfalfa: alto contenido en vitamina K. Esta es la vitamina que ayuda a la coagulación de la sangre. Alta concentración de Vitamina A, complejo B, vitamina E, calcio, hierro, magnesio, potasio, fósforo y algunos minerales de traza.

La fibra que contiene junto a las saponinas ayuda a bajar los niveles de colesterol en sangre.

Contienen fitoestrógenos, que pueden ayudar a prevenir el cáncer de mama y no se recomienda tomarla a las mujeres en períodos de gestación.

Fenogreco: Los monjes de la Edad Media lo cultivaban para tratar diversas enfermedades. Se le considera un “hermano” del ajo, aunque con mayores propiedades antisépticas.

Se utiliza como gastroprotector, como expectorante y para dolores de garganta se utiliza la infusión de sus semillas. Además, ayuda a producir leche a las madres en períodos de lactancia.

Precaución las personas de estómago delicado, deberían escaldar previamente (1-2min) las germinaciones de legumbres, dado su contenido en antinutrientes que la germinación no elimina completamente, por esa misma razón, las semillas no germinadas deben desecharse. Las semillas de solanáceas (tomate, pimiento, berenjena, patata, etc) resultan tóxicas, y no son válidas para germinar.

 

Formas de cultivo

En bote de cristal

En germinadores de bandejas de plástico o de barro.

Germinadores automáticos

Bolsas de germinación de cáñamo

Bandejas de cultivo

 

Comprar Sunjoy® Antioxidantes 

Esperamos os haya gustado este artículo, si es así

¡Comparte y difunde!

Share Post :

More Posts

Pinterest
Pinterest
Instagram
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube